sábado, 24 de agosto de 2013

SABADO 24 DE AGOSTO DE VISITA AL HUERTO,


Hola amigos, una vez mas, como cada Sábado, visitamos el huerto, en estos dias lo que mas hacemos es limpiar de malas hierbas, regar  y sobre toto recoger los productos que el huerto nos ofrece,


Amigos los pequeños pollos ya tienen un buen tamaño y hemos descubierto que, no son tres gallinas y un gallo si  no todo lo contrario, tres Gallos y una Gallina, y además los gallos ya cantan, es que es tan difícil de identificar cuando son pequeños, que luego ocurre algo así, bueno que le vamos a hacer, los queremos igual y los cuidaremos, estos os prometo que se morirán de viejos,



unos buenos y grandes tomates de la variedad, Corazón de Buey, sin huecos y muy compacto en su interior, es todo tomate,

 Las lechugas perfectas,


 Rosi esta limpiando la cosecha de cebollas, recogidas hoy en nuestro huerto,


Cebollas blancas para comer  en ensaladas


 Cebollas de Valencia, buenas para cocinar y guisar con ellas


Una buena cosecha de cebollas de Figueres, y esta temporada hemos conseguido un buen tamaño en estas cebollas, buenas para ensaladas, tienen un sabor especial, no pican y son casi dulce,


una caja de cebollas pequeñas blancas de Valencia, y otra de pimientos largos Italianos para freír, unos cuantos pimientos blanco de Girona y una berenjena


una variedad de tomates, corazón de Buey, tomates de Montserrat, unos pepinos y un gran calabacin

una buena cantidad de, Picantes guindillas, o bichos, pican tanto que son explosivos, en casa las cortaremos en trozos pequeños y luego les daremos una pasada por aceite, sin llegar a freírlos, consiguiendo una salsa muy picante,


 Una caja tomates San José, con unos pimientos del Padrón


 Una nueva caja de tomates para guardar


 Tomates Cherry, con unos  cuantos tomates de la pera, y unas apetecibles  fresas,


 Una imagen, con todo lo recolectado hoy



este es el bonísimo tomate cor de bou  (corazón de Buey )  que te mostraba al principio y colgando en la tomatera, Y que este año he conseguido, que crezcan bien y alcancen un buen tamaño, por  supuesto sin productos químicos, o que no sean rigurosamente naturales 


En Casa convertiremos estos tomates y estas cebollas en una buena salsa de tomate,
Primero le damos un ligero lavado para quitar la posible tierra en las cebollas, las pelamos, troceamos los tomate y los pasamos por una trituradora, para lograr una salsa en crudo compacta,


 en la cazuela, aceite de oliva la salsa conseguida por la trituradora y  a cocinar, le ponemos sal al gusto y dejamos que se cocine, con fuego no muy fuerte, y conseguimos una salsa de tomate, totalmente natural y ecológica, muy sabrosa, una vez que se enfrié la pondremos en unos recipientes herméticos, y al congelador, para cuando la necesitemos,